Vuelta al cole en moto

AMV muestra todo lo que debemos saber para llevar seguros a nuestros hijos al colegio

El inicio del colegio está a la vuelta de la esquina, y cada vez más españoles deciden utilizar motocicletas y ciclomotores para llevar a los niños al cole. El precio más elevado de los automóviles, las restricciones a la circulación de vehículos más contaminantes, la facilidad para aparcar y el miedo a utilizar el transporte público por la pandemia están haciendo que su uso se haya incrementado mucho en las zonas urbanas. De hecho, según datos que maneja AMV, la empresa líder en la comercialización online de seguros de motos, en lo que llevamos de 2021 se han matriculado casi 100.000 nuevas motocicletas y ciclomotores y su venta ha aumentado en más de un 25 % con respecto al año anterior. Y muchos padres están pensando en emplearlas para llevar a sus hijos al cole.

Pero ¿tenemos claro cómo deben de ir montados en la moto los niños para ir seguros? ¿O a partir de que edad pueden ir en moto? Estas y otras preguntas como el equipamiento ideal o la normativa existente son las que muchos padres se están haciendo antes de que empiecen de nuevo las clases. Por ello, los expertos de AMV han recopilado una guía con todo lo que los padres necesitan saber para poder llevar a sus hijos en moto al cole tranquilos y seguros:

  1. ¿A qué edad pueden montarse los niños en moto?

En este aspecto el reglamento es claro y solo los mayores de 12 años pueden ocupar el asiento trasero de la moto o ciclomotor si circulan con cualquier adulto, y a partir de los 7 años, únicamente, si el conductor es el padre, madre o tutor, o una persona mayor de edad que haya sido autorizada por estos últimos. Y mucho ojo, porque la multa por llevar a un menor de 12 años en moto, sin esta última excepción para los mayores de 7 años, es de 200 euros.

  1. ¿Pueden montarse en cualquier tipo de moto?

La respuesta a esta pregunta es no, y nos la da el propio Reglamento General de Circulación. “Los niños que viajen en una moto o ciclomotor tendrán que ocupar el asiento correspondiente detrás del conductor”. Así que, si nuestra moto tiene un asiento monoplaza o no está no está homologada para dos ocupantes no podremos llevarlo de “paquete”. La mejor manera de evitar riesgos y sanciones, la multa en caso de ir dos personas en una moto no homologada es de 200 euros, es comprobar los datos del vehículo en el permiso de circulación. En el apartado S.1 (número de plazas) tiene que figurar un número 2, en ese caso la moto estará catalogado como biplaza y podremos llevar a un acompañante. Además de esto, hay que tener en cuenta en ningún caso se podrá transportar a los niños en remolques o semirremolques.

  1. ¿Cómo deben de montarse?

Como hemos comentado anteriormente, los niños deben de ocupar el asiento correspondiente detrás del conductor, por lo que está totalmente prohibido que se sitúe entre la persona que conduce y el manillar. Además, tendrán que ir a horcajadas y con los pies apoyados en los reposapiés laterales. Pero, ¿y si no llegan correctamente? Pues si ese es nuestro caso, tenemos varias opciones, por un lado, adquirir unos reposapiés adicionales o unos alargadores de los originales y situarlos a la altura correcta de nuestro hijo para que pueda poner los pies con firmeza en ellos. Otra opción, la más recomendable en el caso de los más pequeños, es proporcionarles un asiento especial que se fija mediante correas universales y dispone de reposapiés regulables y de respaldo de apoyo en la espalda.

  1. ¿Qué equipamiento deben llevar los niños en moto?

El Reglamento General de Circulación únicamente obliga a que los menores utilicen un casco de protección homologado. Pero, ¿cómo saber si un casco infantil está homologado? Pues prestando atención a su etiqueta, ya que, en ella deben de aparecer las siguientes leyendas:

– En la parte superior de la etiqueta tiene que aparecer la letra E, acompañada de un número, dentro de un círculo. Eso significa que el casco se ajusta a la homologación europea.

– Bajo la letra E encontramos cuatro referencias. La primera de ellas (04 o 05) nos indica bajo qué norma se ha realizado la homologación. El código 05 corresponde a la más completa.

– Los cuatro siguientes números representan el número de homologación del casco. Y se acompañan de una letra que identifica el tipo de casco y su nivel de seguridad: P (integral o modular), N/P (modelos que, aunque la cubren, no protegen la mentonera), J (cascos abiertos de tipo jet) y P/J (autoriza a circular con el casco modular abierto).

– Finalmente, el número de serie del casco está interpretado por otros cuatro dígitos.

¡Mucho ojo! Ya que además de ser una temeridad, está prohibido que los niños utilicen cascos de adultos, lo primero porque aumenta muchísimo el riesgo a que sufran una lesión grave en caso de tener un accidente, ya que puede soltarse al no ajustarse a la cabeza del niño y además, porque podrían sancionarnos con 200 euros. Y, aunque no suele ser normal ni habitual, un agente de tráfico también podría sancionarnos si nos solicita que le mostremos la etiqueta del casco y comprueba que la misma refleja una homologación distinta a la europea. Para no poner en riesgo al pequeño, lo mejor es adquirir el casco en establecimientos especializados comprobando que haya sido homologado en Europa.

Aunque el casco sea el único equipamiento obligatorio, es aconsejable que los niños también utilicen chaquetas con protecciones homologadas, al menos en hombros y codos, y que posean colores llamativos y reflectantes para que otros conductores puedan verlos con facilidad, esto también deberemos de tenerlo en cuenta a la hora de elegir el color del casco, cuanto más llamativo, mejor. Si la chaqueta es de un color oscuro, lo mejor es equipar al niño con un chaleco reflectante. En cuanto a los pantalones, lo ideal es que sean de cordura y con protecciones en las rodillas, normalmente estos pantalones tienen cremalleras laterales y se pueden quitar fácilmente al llegar al colegio si no, habrá que comprarle las protecciones de rodillas y caderas por separado.

Por último, también hay una gran cantidad de modelos de guantes para niños, fabricados con tela resistente a la abrasión. Asimismo, deben contar con refuerzos en la zona de los nudillos y la palma y cierre con velcro. En cuanto al calzado, lo mejor es que lo lleven también con protecciones y especiales para moto, si no, al menos que lleven botas que cubran todo el pie, el tobillo y la parte inferior de la tibia. ¡Y un consejo fundamental! Si su calzado tiene cordones, nunca nos pongamos en marcha sin haber comprobado que estén bien atados de tal forma que no se puedan desabrochar y enganchar en ninguna parte de la moto. En cualquier caso, hoy en día, los establecimientos especializados en equipamiento motero cuentan con una amplia y variada oferta de artículos infantiles. ¡No hay que escatimar en su seguridad!

  1. ¿Hay que tener algún tipo de precaución especial?

La verdad es que el mero hecho de circular con un niño de “paquete” ya obliga a hacerlo con mayor precaución de la normal. Pero además de ir con 1.000 ojos, los expertos de AMV han recopilado unos consejos extra a tener en cuenta:

Mantenimiento

Parece obvio que el vehículo tiene que estar en perfecto estado antes de montar con nuestros hijos, pero es muy importante que le hagamos mantenimientos periódicos para poder circular con seguridad. Y que prestemos especial atención a los frenos, neumáticos y suspensiones.

Mochila

Los niños no deben llevar nunca una mochila puesta mientras circulemos con la moto, y más si la mochila es pesada y lleva todos los libros, ya que les puede desestabilizar y hacer que se caigan. La mochila debe llevarse en portaequipajes de la moto o amarrarse convenientemente al trasportín.

Sujeción

Antes de iniciar la marcha debemos asegurarnos de que el menor puede sujetarse con firmeza.

Seguro

Si vamos a circular frecuentemente con un niño en nuestra moto, es mejor ponerlo en conocimiento de nuestra compañía aseguradora o mediador de seguros para que nos informen sobre cómo cubre la póliza contratada a un acompañante.

Normas de circulación

Las normas de circulación están siempre para cumplirlas, pero especialmente con un menor a bordo. No debemos exceder los límites de velocidad y respetar las señales de tráfico. Además, es recomendable guardar un mayor margen de seguridad con los vehículos que te rodean y también con los que están aparcados.

Conducción

Cuando circulamos con un acompañante, la maniobrabilidad no es la misma que cuando uno conduce solo. Por lo que deberemos evitar hacerlo de manera brusca o agresiva, hay que acelerar la moto de forma suave y progresiva, realizar trazadas limpias para que los estribos, el caballete o el escape no rocen con el asfalto. Además, al conducir hay que tratar de no generar estrés a los niños y de esta manera evitar que montar en moto se convierta en una pesadilla para ellos. ¡Siempre hay que ponerse en su lugar!

Descenso de la moto

Cuando los niños bajen de la moto debemos prestar especial atención al tubo de escape, para que no sufran ningún tipo de quemadura y hay que realizarlo por la zona más próxima a la acera, es muy recomendable utilizar uno de nuestros brazos como un punto de apoyo para su descenso.

Cédric Parnaudeau, director general de AMV, ha dicho: “Se acerca la vuelta al cole y muchos padres están pensando en llevar a sus hijos al colegio en moto cada día. Los precios más asequibles de las motocicletas y los scooters, la facilidad para aparcar, las restricciones a la circulación en algunas ciudades y el miedo que todavía hay al transporte público por causa de la pandemia están haciendo que muchos consideren esta opción como la mejor para ellos y sus hijos. Pero a menudo les surgen ciertas preguntas inevitables sobre edad, equipamiento, seguridad… por ello, desde AMV hemos querido contestar a las dudas más frecuentes y recopilar los consejos más útiles para que los padres moteros lleven a sus hijos seguros en moto en esta vuelta al cole”.

Sobre AMV

AMV es una de las empresas líderes especializadas en la comercialización online de seguros de moto, presente en Europa desde hace más de 45 años. Es filial del Grupo Filhet-Allard, corredor de seguros posicionado dentro del Top 5 en Francia, con representación en más de 100 países ofreciendo cobertura a 700.000 motoristas.

AMV opera en España desde el año 2003 (además de en Argentina y en Francia) con un innovador modelo de seguro a medida de los motoristas, con garantías, tarifas y coberturas altamente personalizadas. La empresa, además, mantiene un alto grado de compromiso con el colectivo motero, formando parte de las principales competiciones y eventos del sector y apoyando a marcas, fabricantes y concesionarios.