Violaciones israelíes contra niños palestinos

Pocas personas en todo el mundo saben cómo es la vida de los niños palestinos, lo inseguros que se sienten en sus hogares y lo que pasan todos los días debido a la ocupación israelí.

La realidad muestra lo que es despertarse con miedo todos los días por estos menores. Ataques nocturnos: despertarse a las 3 am con el sonido de latas de gas, bombardeos cerca de su ventana o fuerzas israelíes que intentan invadir su hogar. Hay momentos en que te despiertas y encuentras a un soldado israelí que ya está en su habitación, rompiendo mis juguetes con su arma mientras apunta su arma a la cabeza de los invasores.

Esta semana, los líderes mundiales se reunirán en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York y las reuniones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se llevarán a cabo en Ginebra. Esta ocasión es una gran oportunidad para que la comunidad internacional ponga fin a su silencio sobre los abusos que enfrentan los niños palestinos. Israel está violando repetidamente los derechos y el derecho internacionales con impunidad.

Estos derechos son los mínimos para la dignidad humana. La mayoría de las libertades básicas, incluido el derecho a la vida, a menudo se violan al extinguir vidas de manera asesina. En este contexto, la lucha que se presenta es por superar los sentimientos de tristeza, estrés, soledad y miedo provocados por el uso excesivo de la fuerza en nuestra contra, dirigido a nuestras familias, escuelas y hogares. Los residentes y sus hijos en Gaza viven con el temor de ser blanco de bombas israelíes todos los días.

Como un capítulo repetido una y otra vez en una serie. Los soldados israelíes invaden nuestras aldeas y pronto comienzan a disparar contra todos los que ven en las calles. Cuando un niño sale de casa presa del pánico o para buscar a sus seres queridos, se convierte en objetivo del personal militar con munición real.

Es lamentable que el mundo esté presenciando el genocidio palestino, una matemática macabra que permite solo tres horas de energía, menos agua y alimentos que un ser humano necesita. Pero parece que cada pérdida de vidas “programada” de los oprimidos parece mantenerlos más fuertes, cada bala que los mata siembra más esperanza y los hace más decididos a resistir esta ocupación.

Israel es el único país del mundo que habitualmente arresta, detiene y juzga a niños en un sistema judicial militar.

No es raro que historias como Ahed Tamimi, recluida durante ocho meses en una prisión israelí cuando solo tenía 16 años. Se quedó con muchas otras mujeres y niños. Algunos estaban bajo “detención administrativa”, lo que significa que pueden permanecer en prisión, sin cargos oficiales ni juicio, durante años.

Los niños palestinos recluidos en cárceles israelíes se enfrentan a muchos traumas. A pesar de todo lo que han pasado, incluso después de su liberación, muchos ya no podrán disfrutar de su infancia.

Detenidos en las fronteras, no tienen padres ni un abogado que los acompañe, lo que hace que el interrogatorio israelí sea ilegal según el derecho internacional. Pero para los israelíes no importa.

No es difícil testificar sobre los abusos de los derechos humanos y las violaciones del derecho internacional que enfrentan los niños palestinos. Incluso periodistas árabes como Givara Budeiri fueron arrestados violentamente por las fuerzas israelíes mientras cubrían una manifestación pacífica en el barrio de Sheikh Jarrah de la Jerusalén Oriental ocupada. Otros testimonios que la ONU debe vigilar son el desplazamiento forzado de familias palestinas y el robo de tierras y recursos naturales en el Valle del Jordán.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha solicitado a los Estados miembros que cooperen plenamente con su Comisión de Investigación sobre las violaciones del derecho internacional humanitario y los derechos humanos en el territorio palestino ocupado. Pero la velocidad de las investigaciones es deliberadamente ralentizada por Estados Unidos e Israel.

Los niños palestinos tienen derecho a estar seguros en sus hogares y escuelas. Tienen derecho a no sufrir acoso, violencia, detenciones arbitrarias ni ataques de soldados y colonos israelíes. La comunidad internacional no puede seguir haciendo la vista gorda ante la difícil situación de los palestinos, ya que muchos en otros tiempos han hecho la vista gorda ante el holocausto. Una historia que se repite, donde el oprimido en otros tiempos se convierte en opresor.

Todo ser dotado del sentimiento de humanidad al darse cuenta de la injusticia social debe sembrar esperanza para el futuro. El mundo se convertirá en un lugar mejor, donde no haya ocupación ni colonización, donde todos sean iguales, donde los palestinos puedan vivir sus vidas en libertad y dignidad.

Sin embargo, para llevar a cabo estas u otras transformaciones, el éxito no se puede lograr por sí sola: la comunidad internacional debe poner fin a su silencio y estar al lado de la lucha contra la opresión.

En este asunto, los palestinos deben ser liberados de las ‘cámaras’ que matan lentamente bajo control israelí, a diferencia de las que ardían rápidamente en otras épocas hechas por los nazis en la segunda guerra. La historia se repite con otros actores, frente al mundo que vuelve a callar.

17 septiembre 2021 | Tulio Ribeiro