Miopía: cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla y corregirla

Los ópticos expertos de General Optica explican en que consiste, por qué se produce, cómo frenar su progresión y qué métodos hay para corregirla

La miopía es uno de los problemas de visión más frecuentes en España. Según datos que maneja General Optica, líderes en el cuidado de la salud visual y auditiva, cuatro de cada diez españoles son miopes, una condición oftalmológica que implica que, los que la padecen, tengan dificultades a la hora de enfocar los objetos más lejanos, esto se debe a que el globo ocular es muy alargado o la córnea tiene más curvatura de lo normal, lo que provoca que la luz se enfoque delante de la retina y no sobre ella, haciendo que los objetos lejanos se vean borrosos.

Aunque existen diferentes grados, en función de las dioptrías. Los síntomas de la miopía pueden variar en intensidad, los expertos de General Optica nos muestran los más comunes que se pueden detectar:

  •  Dificultad para ver objetos distantes con claridad: las personas miopes experimentan dificultades para ver objetos lejanos o los ven borrosos.
  •  Entrecerrar los ojos al mirar objetos lejanos: para intentar enfocar mejor, es común que los miopes entrecierren los ojos cuando quieren ver bien objetos que se encuentran a media o gran distancia.
  •  Fatiga ocular: realizar tareas que requieren un enfoque cercano, como la lectura, y hacerlo durante períodos prolongados, puede causar fatiga ocular en personas con miopía.
  •  Dolores de cabeza frecuentes: la tensión ocular derivada de una miopía no corregida puede desencadenar dolores de cabeza crónicos.

En cualquier caso, si notamos alguno o varios de estos síntomas, lo mejor que se puede hacer es someterse a un examen visual para detectar si tenemos miopía que incluye graduación y pruebas de agudeza visual.

  1. Causas de la miopía

La miopía tiende a ser hereditaria, por lo que, si una persona tiene antecedentes familiares de miopía, es probable que la desarrolle. Si uno de los padres es miope, existe un 33% de probabilidad de ser miope, mientras que si ambos padres lo son, el riesgo aumenta hasta el 50%. Si ninguno de ellos lo son la probabilidad desciende al 25%.

Aunque la miopía tiene un gran componente genético, también existen otros aspectos que pueden influir en su desarrollo, como puede ser pasar mucho tiempo leyendo, usando dispositivos electrónicos o realizando actividades en la que se requiera una visión cercana que aumentan el riesgo de padecer miopía, especialmente en niños y adolescentes ya que suele aparecer a una edad muy temprana, entre 6-8 años, y tiende a aumentar durante la etapa de crecimiento y desarrollo de la persona. Por ello, es importante controlar la progresión de la miopía en los niños, ya que si no es así aumenta el riesgo de sufrir problemas oculares.

  1. Medidas de prevención

Aunque como se ha dicho anteriormente, la miopía tiene una gran base genética, se pueden tomar algunas medidas para frenar su progresión:

Realizar actividades al aire libre

Algunos estudios indican que pasar más tiempo al aire libre, con mayor exposición a la luz solar y en espacios abiertos, especialmente durante la infancia, puede reducir el riesgo de miopía.

Hacer descansos visuales frecuentes

Cuando se trabaja en actividades de enfoque cercano es importante tomar descansos regulares para reducir la fatiga ocular. La regla «20-20-20» resulta muy útil: cada 20 minutos, mira un objeto a 20 pies (aproximadamente 6 metros) de distancia durante al menos 20 segundos.

Llevar una dieta saludable

Mantener una dieta rica en nutrientes como la vitamina A, C y E, así como la luteína y la zeaxantina, puede ser beneficioso para la salud ocular. Estos antioxidantes se encuentran en alimentos como zanahorias, espinacas, naranjas y pimientos.

Limitar el tiempo frente a las pantallas

Reducir el tiempo frente a la televisión, el ordenador, el móvil o la tablet, y mantener una distancia adecuada al mirar estos dispositivos electrónicos, puede ayudar a prevenir la miopía. Los ópticos expertos de General Optica recomiendan que haya una distancia de al menos 30 centímetros entre los ojos y las pantalla del móvil, 40 cm para tablets y 50 cm con las pantallas de ordenadores y portátiles.

  1. Impacto en la vida diaria

La miopía, más allá de la incapacidad de ver con claridad objetos lejanos, puede tener un impacto significativo en la vida cotidiana de quienes la padecen y afectar a actividades como las siguientes:

  • Conducir: los miopes pueden tener dificultades para visualizar señales de tráfico y ver objetos lejanos claramente, lo que puede representar un riesgo en la carretera.
  • Educación: los estudiantes con miopía pueden tener problemas para ver la pizarra en el aula, lo que puede afectar a su rendimiento académico.
  • Deporte: la práctica de deportes que requieren una buena visión a larga distancia puede ser complicada para quienes padecen miopía no corregida.
  • Vida social y autoestima: la miopía no tratada puede dificultar la identificación de amigos o conocidos a cierta distancia, lo que puede afectar las interacciones sociales.

Por ello, es importante consultar con nuestro óptico de confianza. La detección temprana de la miopía y su correspondiente corrección son fundamentales para garantizar una buena salud ocular y una visión nítida. Además, en el caso de niños y adolescentes puede ser crucial para su futuro académico y para prevenir problemas oculares en el futuro.

  1. Métodos para corregir la miopía

Las lentes de contacto y las gafas son dos opciones que permiten mejorar la visión de la persona que padece miopía.

Las gafas para la miopía son una solución simple y efectiva que proporciona una corrección inmediata de la visión. Las lentes de forma cóncava ayudan a enfocar la luz directamente sobre la retina en lugar de delante de ella. Además, existen lentes específicas de control de miopía, más novedosas que incorporan tecnologías que se han demostrado que frenan su evolución y que ayudan en el control y progresión de la miopía.

Por su parte, las lentes de contacto son una alternativa más discreta, con la particularidad que se colocan directamente en la superficie del ojo. Son ideales para quienes desean una corrección visual sin el marco visible de las gafas y existen diferentes tipos, incluyendo lentes blandas y rígidas. Además, se pueden desechar diariamente o utilizarse por periodos más largos.

Por último, el método más revolucionario y eficaz para frenar o controlar la miopía, especialmente la infantil o a partir de los 50 años es la ortoqueratología u Orto-k. Se trata de un tratamiento ocular que utiliza unas lentes de contacto, mientras dormimos, que están especialmente diseñadas para remodelar la córnea de manera suave y progresiva.

En cualquier caso, la elección entre alguno de estos métodos no dependerá únicamente de las preferencias personales, sino de las recomendaciones de nuestro óptico de confianza.

Elena Barberan Camas, óptica-optometrista a cargo de lente oftálmica de General Optica, afirma: “La detección temprana, la corrección adecuada y la adopción de medidas de prevención son esenciales para gestionar la miopía de manera efectiva. Es importante acudir a revisiones periódicas de la visión, aunque no se padezcan síntomas o no existan factores de riesgo. Tu óptico de confianza es el profesional experto que puede aconsejarte las mejores opciones para corregir la miopía en función de tus necesidades, proporcionándote pautas personalizadas para mantener una visión saludable. No dudes en preguntarle si tienes alguna duda sobre tu visión o necesitas asesoramiento sobre el manejo de la miopía”.

Sobre General Optica

Compromiso con la visión y la audición: General Optica, con más de 60 años de historia, está comprometida con el cuidado de la salud visual y auditiva para conseguir que las personas disfruten de su vida con todos los sentidos y con total plenitud, razón por la que General Optica, con más de 300 centros en total, se ha convertido en la cadena de óptica y audiología líder en España y en la cadena de referencia en Portugal, donde opera bajo la marca Mais Optica. La clave del éxito de General Optica reside en ofrecer la solución más adecuada a cada cliente, respaldada por los profesionales más expertos, los productos y servicios más avanzados, y el mejor programa de garantías.