Miedos y fobias de los mayores: cómo afrontarlos

TK Home Solutions explica cuáles son los más frecuentes y da unas estrategias para afrontarlos

A medida cumplimos años se incrementan los miedos, las fobias y las preocupaciones. Los cambios físicos, sociales y emocionales que los mayores tienen que asumir en el proceso de envejecimiento pueden desencadenar temores y ansiedades. Comprender estas dinámicas y saber cómo afrontarlas es clave para ayudar a los mayores en su vejez, un momento en que se acrecientan los miedos, especialmente cuando las personas viven solas. Según datos que maneja TK Home Solutions, casi cinco millones de personas se encuentran en esta situación en España. De ellas, más de dos millones y medio tienen más de 60 años.

En la vejez, las fobias pueden manifestarse de formas diferentes. Los expertos de TK Home Solutions muestran algunos de los miedos más frecuentes:

A la soledad

Con el paso del tiempo, los mayores van perdiendo amigos y seres queridos, al tiempo que disminuyen sus interacciones sociales. El miedo a la soledad y al aislamiento social hace acto de aparición, especialmente para aquellos ancianos que viven solos o no tienen una red familiar en la que apoyarse.

A enfermedades y lesiones

En la tercera edad se incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y de sufrir lesiones. El miedo a la enfermedad, la discapacidad y la dependencia puede ser muy intenso, aumentando el estrés y afectando a la calidad de vida de los mayores.

A la muerte y la pérdida

A medida que los años avanzan, es natural que surjan dudas e incertidumbres sobre la vida después de la muerte, lo que puede generar ansiedad en los mayores.

A la pérdida de control

Los cambios que se sufren en la salud, la movilidad y la independencia pueden desencadenar el miedo a perder el control sobre la propia vida. Los mayores comienzan a preocuparse por volverse dependientes o necesitar ayuda a la hora de tomar decisiones importantes. Esta sensación de vulnerabilidad y la anticipación de la falta de autonomía puede provocar mucha angustia.

A caídas y lesiones

El miedo a caerse y sufrir lesiones graves es común entre los ancianos, especialmente entre aquellos que experimentan problemas de equilibrio, debilidad muscular o enfermedades crónicas. Este temor puede llevar a adoptar comportamientos cautelosos o a evitar realizar actividades que se perciben como de riesgo, lo que a su vez limita la participación del mayor en la vida social.

A la pobreza y la inseguridad financiera

Muchos mayores se preocupan por no tener suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas o para hacer frente a gastos imprevistos, como facturas médicas o reparaciones en el hogar. La preocupación por la estabilidad financiera es aún mayor entre quienes tienen ingresos fijos limitados o cuentan con escasos ahorros.

A la tecnología

Con la rápida evolución de la tecnología, algunos mayores experimentan ansiedad por no saber utilizar los dispositivos electrónicos, los ordenadores o los teléfonos inteligentes. Esta falta de familiaridad con la más avanzada tecnología puede generar preocupaciones acerca de la incapacidad para adaptarse a los cambios o el temor a cometer errores al utilizar los dispositivos tecnológicos, lo que limita actividades tan cotidianas como acudir al banco o realizar una llamada de teléfono a los seres queridos.

A la pérdida de independencia

Cualquier acto relacionado con la movilidad, como la disminución de la capacidad para subir o bajar escaleras, entrar o salir de un automóvil o caminar sin ayuda es una fuente preocupación para los mayores, que ven limitada su capacidad para participar en actividades cotidianas y mantener un estilo de vida activo.

A fraudes y estafas

Muchos mayores experimentan temores relacionados con los fraudes y estafas procedentes tanto de extraños como de familiares, lo que merma su capacidad para confiar en los demás.

Al cambio y a la transición

Los cambios de estilo de vida asociados a la vejez, como la mudanza a una residencia de ancianos o a casa de los hijos, puede provocar ansiedad, ya que supone la adaptación a nuevas rutinas. Los mayores no suelen llevar bien estos períodos de transición.

Cómo ayudar y tratar a mayores con miedos

Cuando abordamos los miedos en los mayores, es esencial adoptar un enfoque integral que combine tanto la comprensión, como la empatía y una serie de acciones efectivas que permitan a los mayores a enfrentar y reenfocar sus miedos. Estas son algunas de las estrategias que recomiendan los expertos de TK Home Solutions:

  1. Escuchar y validar

Brindar a los mayores la oportunidad de expresar sus miedos y preocupaciones sin ser sometidos juicio es fundamental para desarrollar un ambiente de confianza. La simple práctica de escuchar de manera activa proporciona un espacio seguro donde los mayores puedan compartir sus emociones libremente. Es importante, además, validar sus sentimientos, incluso si nos parecen irracionales desde nuestra perspectiva.

  1. Proporcionar apoyo emocional

La presencia y el apoyo de amigos, familiares y cuidadores son fundamentales para ayudar a los mayores a enfrentar sus miedos. Mostrar empatía y comprensión hacia sus preocupaciones fortalece el vínculo afectivo, alivia la carga emocional y proporciona consuelo en sus momentos de angustia.

  1. Promover la autonomía

Involucrar a los mayores en la toma de decisiones y permitirles mantener cierto control sobre su vida es esencial para preservar su dignidad y autoestima. Hay que darles la oportunidad de que expresen sus preferencias y tomen decisiones acerca del estilo de vida que quieren llevar. Asimismo, hay que facilitar entornos que fomenten su independencia.

  1. Proporcionar información

El conocimiento ayuda a erradicar miedos. Por este motivo, proporcionar a los mayores una información precisa sobre los asuntos que les generan ansiedad les permitirá reducir su incertidumbre y enfrentar sus miedos.

  1. Fomentar el apoyo social

Poner en contacto a los mayores con personas en su misma situación puede suponer un gran alivio. Interactuar con grupos de interés común disminuye su sensación de aislamiento y soledad.

  1. Buscar ayuda profesional

Reconocer que se necesita ayuda profesional supone dar un paso muy importante, que encamina hacia el bienestar del anciano. Los psicólogos ofrecen terapias realmente efectivas para abordar los miedos y ansiedades específicas de los mayores.

  1. Fomentar la actividad física

La práctica regular de un deporte beneficia tanto la salud física como la mental. Hay que animar a los mayores a realizar ejercicios adaptados a sus necesidades y capacidades para rebajar los niveles de estrés y ansiedad, y mejorar así su estado de ánimo.

  1. Promover el entretenimiento

La estimulación cognitiva es esencial para mantener una mente activa y saludable. Actividades como la lectura, la realización de rompecabezas o aprender música o un idioma contribuyen a mantener la mente ocupada y alejar las preocupaciones.

  1. Crear rutinas

Establecer rutinas predecibles puede brindar a los mayores seguridad y sensación de control sobre el entorno. Tener horarios regulares en las comidas, seguir las mismas actividades diarias y descansar adecuadamente ayuda a eliminar la incertidumbre y a rebajar la ansiedad.

  1. Explorar terapias alternativas

Terapias alternativas como la musicoterapia o la risoterapia pueden ser muy beneficiosas si el anciano disfruta con ellas.

Leandro Palomo, responsable de Salud y Seguridad de TK Home Solutions, comenta:A la hora de ayudar a una persona mayor hay adaptar las estrategias a sus gustos y necesidades. Lo importante para alejar miedos y estrés es que la persona se mantenga activa. Si la falta de movilidad es un problema en su hogar, instalar salvaescaleras que garanticen su seguridad y autonomía puede convertirse en un punto de inflexión que le permita estar más activa, reduciendo los niveles de estrés y de ansiedad”.

Acerca TK Home Solutions:

TK Home Solutions, es uno de los principales fabricantes de plataformas y sillas salvaescaleras, así como elevadores para viviendas. TK Home Solutions conceptualiza, diseña e implementa soluciones individuales a medida para los clientes. La empresa forma parte de TK Elevator, una de las compañías de elevación líderes del mundo. Con más de 50.000 empleados cualificados, la compañía ofrece productos innovadores y energéticamente eficientes, diseñados para satisfacer las necesidades individuales de cada cliente. Su catálogo incluye ascensores y montacargas, escaleras mecánicas y rampas móviles, pasarelas de embarque de pasajeros, sillas y plataformas salvaescaleras, así como soluciones a medida para todos los productos. Más de 1.000 ubicaciones en todo el mundo ofrecen una extensa red de ventas y servicios para garantizar la proximidad a los clientes.