Medina del Campo hace una fiesta de su momento mas triste y tambien glorioso

La fiesta Imperiales y Comuneros recuerda la queda de la villa por la tropas de Carlos V hace medio siglo. Uno de los hechos más dolorosos, aunque también más heroicos de la gente castellana de Medina del Campo, se ha convertido, con el paso de los siglos, en una de las fiestas más animadas y participativas. El primero se trata del enfrentamiento de la población a las tropas afines al rey Carlos V el 21 de agosto de 1520, en las primeras etapas de la Guerra de las Comunidades de Castilla, al negarse sus habitantes a entregar la artillería con la que se pretendía atacar Segovia, que terminó con el incendio de la ciudad.

Supuso la destrucción de buena parte de la villa medinense y el estallido definitivo del hasta entonces incipiente movimiento comunero en toda la Corona de Castilla. Aquí nació la leyenda de Padilla, Bravo, Zapata y Maldonado, tal vez los primeros “nacionalistas” que se enfrentaron con el poder. Los actuales habitantes de la villa los recuerdan con cariño. “Medina entera, se siente comunera” es el grito más repetido durante las fiestas. Claro que también se muestran orgullosos de la abuela del emperador, la reina Isabel que aquí escribió su testamento y murió.

La segunda es una fiesta que evoca aquella época en un viaje en el tiempo. Un regreso al momento de mayor esplendor de la que es conocida como “Villa de las Ferias”. Un recorrido por lugares históricos, con personajes del pasado, con el ambiente de los siglos XV y XVI y con la “presencia” de personajes históricos vinculados a Medina, algunos no tan conocidos, como el Infante Fernando de Antequera y la reina Leonor. Todo eso con el escenario real del Castillo de la Mota, la Plaza Mayor o del Palacio Real Testamentario, tres de los destacados monumentos de Medina del Campo, una villa histórica, pero también una ciudad que apuesta por su futuro con grandes innovaciones. ver vídeo.

Un fiesta histórica

Recreaciones, desfiles y actividades históricas ambientadas en los siglos XV y XVI, en las que intervienen más de 4.000 figurantes caracterizados; más de 300 paradas en un Mercado cargado de actividades, talleres, demostraciones, gremios y oficios de la época; cantinas de vinos, tapas, jornadas gastronómicas, catas y degustaciones, conciertos, exposiciones, teatralizaciones y mercado ecológico para disfrutar de la gastronomía local a buen precio, actividades de ambientación internacionales, con la participación de delegaciones de varios países europeos y de todas las Comunidades Autónomas, espectáculos pirotécnicos y musicales y más de una veintena de desfiles y representaciones históricas, más de 150 actividades y casi medio centenar de talleres.

Un aspecto destacado de esta fiesta es su amplia participación e implicación popular. Como indica su alcaldesa, Teresa López Martín, “En esta atmósfera tan especial, cerca de 4.000 figurantes, hombres y mujeres, niños, jóvenes y mayores de Medina, de sus barrios, pedanías y comarca harán realidad las recreaciones y actividades históricas programadas, dando vida a los personajes ilustres que recorrieron las calles y plazas de nuestra querida Villa”.

Un programa apretado

El programa de festejos, del 10 al 26 de agosto, no deja un minuto libre, prolongándose hasta la madrugada de cada día. Puede verse completo en este enlace. La Semana Renacentista propiamente dicha es del 14 al 21 de agosto, y volverá a contar con varios escenarios. Los puntos más emblemáticos a nivel turístico de Medina del Campo -Castillo de la Mota, Reales Carnicerías o la Plaza Mayor de la Hispanidad- serán los escenarios de un sinfín de propuestas.

Las recreaciones históricas son algunos de los puntos fuertes de la fiesta, las hay de todo tipo: La corte de los Reyes Católicos, la Muerte de Ysabel, “Se armó la marimorena”, reyerta en una taberna del siglo XVI a cargo de la compañía Cristóbal de Mondragón, el Último encuentro de Ysabel y Juana, Desfile de la milicia concejil a cargo de Ascedis, Recreación histórica infantil de la quema de Medina a cargo de Medina Sur o la Recreación del Torneo de la Mota.

Entre los momentos más espectaculares de la fiesta están los que tienen lugar el sábado 18 de agosto, a partir de las 10 de la noche con la Recogida de la artillería, homenaje de luz a los medinenses ausentes de ayer y hoy e inicio del desfile Comunero con los gremios, linajes, milicia y clero hacia el Mercado, a lo que sigue el Encendido y salida de antorchas del Castillo e inicio del desfile Imperial hacia la Plaza Mayor. A las 11 de la noche, tendrá lugar la Recreación histórica de la quema de Medina, con videoarte y mapping colaborativo desde la fachada de la Colegiata de San Antolín hasta la fachada Ayuntamiento, finalizando con el Espectáculo de mapping conmemorativo del Año Europeo del Patrimonio Cultural: “La luz de Europa”.

Cada año surge una novedad en estas fiestas que van ya por su séptima edición y se van consolidando poco a poco. En 2018, el ilustrador medinense Jesús Ángel Martín Carbajosa, más conocido como “Jesu Medina”, ha sido el encargado de realizar la campaña ilustrada de la Semana Renacentista de Medina del Campo, con la creación de nuevos personajes, como Antonio de Fonseca o la Guardia Real de Arqueros de Corps. Sus dibujos nos cuentan de una forma divertida la Historia de la Quema de Medina y la carta que el Concejo de Segovia escribió a Medina del Campo con motivo de su quema. Además, estas ilustraciones se usarán también en el programa de la Semana Renacentista, infografías, fotos de perfil en Facebook y Twitter, en mapas y en otros materiales para que los más pequeños puedan colorear a los personajes y conozcan su historia de una forma divertida.

Más novedades

Aunque las fiestas concluyen en agosto, dos actos importante relacionados tendrán lugar en noviembre. Se trata del IV Encuentro Internacional de organizadores y profesionales de las fiestas y recreaciones históricas: “Financiación e impacto económico de las fiestas y recreaciones históricas” que tendrá lugar el sábado 3 de noviembre y de la Recreación histórica: “La llegada de Carlos V a Medina del Campo, 1556” el domingo 4 de noviembre.

Y entre festejo y festejo, entre compra y compra en el enorme mercadillo medieval hay tiempo para recorrer los atractivos rincones de la villa y también sus restaurantes y bares en los que saborear algunas de sus imaginativas tapas y raciones y, por supuesto, disfrutar de los buenos vinos de verdejo, otra seña de identidad de la villa, no en vano nos encontramos en el centro de la Ruta del vino de Rueda que se vuelca en Medina y su comarca con distintas actividades, visitas, catas y demostraciones. Varios establecimientos del centro de la villa han puesto en marcha el ‘Corretapas’, una ruta en la que se podrá disfrutar de una tapa y una bebida por 3 euros. Como ejemplo, vale mencionar el establecimiento “Los quesos de Juan”, frente a las Reales Carnicerías, un espacio dedicado en exclusiva al queso artesano, al queso elaborado con leche cruda preferentemente, a quesos que proceden de pequeños obradores y talleres en los que muchas familias trabajan para ofrecernos auténticas joyas lácteas con distintas formas, colores, aromas, perfumes, texturas y sabores. También algunas bodegas ofrecerán visitas para conocer la historia de los verdejos, catas al atardecer o descuentos.

Enrique Sancho

Más información:
www.imperialesycomuneros.com

Coordinación del evento:
David Muriel Tel.: 667635070, davidmurielalonso@gmail.com