La adaptación, un concepto fundamental para la vuelta al cole

vuelta al cole

Programas como Andares & Co ofrecen un amplio abanico de tips para conseguir un óptimo retorno de los más pequeños a las aulas

El mes de septiembre ha comenzado y esto significa el retorno de la rutina. Dentro de este contexto existen muchas variables, pero una de las más icónicas es la tradicional vuelta al cole, una adaptación que requiere un proceso metódico y conciso, teniendo en cuenta que los niños y niñas experimentan un cambio emocional intenso.

Para que el choque entre la playa o la montaña y el pupitre sea más ágil, los expertos recomiendan que exista un período de transición, es decir, unos días en el que los pequeños recuperen sus hábitos escolares. Así lo detalla la psicóloga Susana Vela, de Andares & Co, un programa basado en el método pedagógico a través del movimiento y los sentidos creado por Elizabeth Fodor, que se aplica en España desde hace 35 años: “Necesitan como mínimo una semana con sus rutinas, adaptando horarios, para poder encajar todo”.

El principal hándicap que puede aparecer cuando los niños están dentro del colegio se bifurca en dos perspectivas: el desgarro de los pequeños porque echan de menos a sus padres y a la complicidad que han tenido con ellos durante las vacaciones y, por otro lado, el desgarro referente al hecho de que anhelan ‘su libertad’, es decir, vivir con plena tranquilidad, con sus juguetes, sin prisas.

La palabra clave

“Con la pandemia ha habido un efecto muy curioso, y es que cada vez que vuelven al cole tienen que hacerlo progresivamente, porque vuelven como si no hubieran estado antes”, señala la psicóloga. En este caso, por lo tanto, hace falta adaptar la llegada a las aulas de un modo concreto, útil y coherente, teniendo en cuenta que más adelante, después del repentino inicio, los pequeños agradecen la rutina del colegio y la autonomía que esta genera.