Futuroscope 2019: menos futuro y más pasado

Futuroscope 2019: menos futuro y más pasado. El parque replantea sus atracciones para captar más público infantil

2018 no ha sido un gran año para el parque Futuroscope, situado junto a Poitiers en Francia. Ha tenido casi 200.000 visitantes menos que en 2017 que fue su año récord con algo más de dos millones de visitantes, los ingresos han sido de 103 millones de euros, un 4,45% menos y la inversión para 2019 se ha rebajado de los 16 millones del pasado año a poco más de 10 en 2019. Todo ello en un año en que Francia ha conseguido su récord absoluto de turistas, con casi 90 millones; París ha superado los 35 millones de visitantes, pese a las manifestaciones de los “chalecos amarillos” que arruinó la temporada navideña, e incluso la principal competencia de Futuroscope, Disneyland París, fue visitado por 15,8 millones de personas y tiene prevista una inversión en los próximos años de más de 2.000 millones, un anuncio que dada su importancia se hizo desde el Palacio del Elíseo junto al Presidente francés, Emmanuel Macron.

Los responsables de Futuroscope acusan de la bajada de visitantes al mal tiempo durante la primera parte del año y al caluroso agosto, las distintas huelgas en el sector ferroviario y, curiosamente, a que Francia ganara la Copa Mundial de Fútbol, lo que dejó a muchos aficionados en sus casas o en los bares para seguir los partidos durante el mes de julio que, habitualmente, es uno de los mejores del parque. “Estamos muy contentos de que Francia ganara el Mundial, pero eso hizo que muchos franceses, que representan el 95% de nuestros visitantes, no vinieran” indican desde Futuroscope.

Para complicar más las cosas, la principal atracción por la que se apostó en 2018, “Racing Xperience” con el piloto francés de Fórmula 1, Sébastien Loeb, en la que se podía viajar como copiloto, con un caso de realidad virtual, “ha funcionado menos bien de lo que esperábamos”, según palabras de la Directora de Marketing y Comunicación, Laure Mosseron. La atracción se planteó un tanto light, sin potencia de ruido y movimientos para que fuera apta para niños que superen el 1,20 de estatura y además el tema era muy masculino, y a muchos no les ha gustado, sobre todo si se compara con la “estrella” de 2017 “El Viaje Extraordinario”, un prodigio de tecnología y efectos que es hoy por hoy la mejor del parque y que ha recibido numerosos premios internacionales.

Regreso al pasado… y al presente

Sea por los relativamente malos resultados de 2018 o por la nueva política del parque de Rodolphe Bouin, Director General desde abril del pasado año, lo cierto que es que el planteamiento para 2019 supone una relativa “vuelta al pasado”, un cierto replanteamiento de las atracciones para captar más público infantil que hasta ahora estaba relativamente olvidado. Futuroscope, como su nombre indica es un parque del futuro, de la alta tecnología, de las tres o cuatro dimensiones en pantallas gigantes, de la realidad virtual, de los efectos sensoriales, de los grandes espectáculos… pero casi todo eso ha estado vedado, por razones de seguridad, a los niños que midan menos de 1,20 (no importa la edad sino el tamaño), lo que dejaba fuera a buena parte de los menores que debían conformarse con unas cuantas zonas de sencillos juegos infantiles y algunas atracciones ligeras.

En abril de 2019 sin embargo las cosas van a cambiar. Futuroscope siempre muy atento a su joven público reinventa “El Mundo de los niños” y crea Futuropolis, una verdadera mini ciudad de 10 hectáreas con 21 atracciones para los niños pero también para los padres y donde los niños realizan sus sueños de mayores. Organizados alrededor de un centro-ciudad, los barrios de esta ciudad imaginaria proponen a los niños jugar a ser atletas, pilotos, jardineros o arqueólogos. Futuropolis es un mundo ecológico, dónde los

niños se divierten y se podrán proyectar en sus futuros oficios. Las nuevas instalaciones de este año dotan a la ciudad de una base náutica con “el Estadio Acualímpico” (trampolines flotantes para caminar sobre ellos o saltar sobre el agua) o la “Academia de Salvamento” (un tiovivo para aprender a pilotar zodiacs entre las olas). Todos los habitantes de Futuropolis están dotados de un talento particular como Quo el ingeniero, Lucie la jefa de obras o Malo para hacer de esta ciudad un lugar especial y diferente. Aunque con un enfoque más moderno, se trata de ofrecer de nuevo las atracciones de siempre: toboganes, juegos de agua, coches eléctricos, barquitas…

Pero también Futuroscope es consciente de los desafíos del presente y aunque desde hace más de 30 años cultiva su diferencia en el mercado del ocio y desarrolla una oferta que conjuga lo lúdico y lo pedagógico, a partir de 2019 quiere darle un impulso especial. El Parque estimula la curiosidad de sus visitantes y les sensibiliza en los retos del mañana. Para ello, despliega un cierto número de acciones con el fin de controlar su impacto medioambiental, entre las que están la reducción del consumo energético, la integración de energías renovables, la optimización del consumo de energías fósiles o la reducción del consumo de agua.

Precisamente de aprovechamiento de la energía va la gran novedad de este año, “Planet Power”, una película de 22 minutos en 3D realizada por Pascal Vuong y Ronan Chapalain, que acaba de estrenarse. Se trata de descubrir una odisea aérea espectacular, la de Solar Impulse, el primer avión en dar la vuelta al mundo únicamente con energía solar. Se vive la asombrosa experiencia realizada en 2015 y 2016 por los suizos Bertrand Piccard y André Borschberg con su avión electrónico, el Solar Impulse. Este maravilloso documental revive esta aventura humana y tecnológica llena de optimismo. La película es testigo de la aventura del Solar Impulse pero también de la historia sobre la potencia eléctrica. Nos recuerda el papel clave de inventores como Benjamin Franklin (la comprensión de los rayos), Michael Faraday (el motor eléctrico), Thomas Edison (la bombilla eléctrica) y Nikola Tela (el transporte de corriente alternativa).

Novedades futuras y realidades actuales

Pero aunque 2019 parece ser un año de transición, ya se anuncia, aunque con sigilo, un gran estreno para 2010. “Se trata de la mayor

inversión realizada por el Parque de Futuroscope –indica su Director General, Rodolphe Bouin–. Es una atracción que rompe con todo ya que buscamos más sensaciones, un poco como hicimos en 2006 con “Baila con los Robots”. Tened en cuenta, por cierto, que esta última atracción se encuentra todavía hoy en el top 3, lo que significa una excelente efectividad. Se trata además de uno de los ejes estratégicos que vamos a privilegiar: crear atracciones perennes y de gran calidad, capaces de situarse en el top 5 durante 20 años más bien que orientarnos hacia una renovación más frecuente. Volviendo a nuestra novedad en construcción, estén seguros de que conservará este aspecto pedagógico. El preshow, que durará entre 35 y 40 minutos, presentará un contenido significativo.”

En todo caso, la visita a Futuroscope siempre es interesante, así lo atestigua el alto número de visitantes repetidores, incluyendo los españoles que suponen el 43% del total de los extranjeros. Como indica el Director General sobre “Baila con los Robots” una atracción de 2013, o más aún la enternecedora “La Vienne Dinámica” que se estrenó en 1994 y que sigue siendo uno de los iconos del parque. Entre las más recientes, sin duda la de mayor éxito es “El Viaje Extraordinario” de 2017. Es la atracción favorita del parque. Inspirada en La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne, propone dar la vuelta al mundo pero en… 4 minutos; pasando por el desierto egipcio, Dubai, el Himalaya o el Taj Mahal. Instalados en una gran plataforma aérea que se mueve al paso de los diferentes paisajes, los visitantes se sienten inmersos gracias a la pantalla gigante donde se proyectan imágenes de gran nitidez.

Otras experiencias que justifican de sobra la visita a Futuroscope son “La Máquina del tiempo de los Rabbids”, “Arthur, la Aventura 4D” o la singular “Ojos que no ven”, una animación que nada tiene que ver con las otras. Guiados por una persona invidente, los visitantes, por grupos de 10, se encuentran en la oscuridad total. Se experimentan sensaciones divertidas: tienen que atravesar una calle de Manhattan, deben cruzar un pantano o escalar un puente de cuerdas en el Himalaya. Sensaciones únicas garantizadas al ponernos durante unos minutos en el lugar de una persona invidente. Y por supuesto el espectáculo final “La Forge aux Etoiles” creado por el Cirque du Soleil. Una realización impresionante con cuatro pantallas de agua, cien fuentes sincronizadas, veinte lanzadoras de llamas… Un espectáculo sin artistas presentes pero que intervienen por la magia de las imágenes y de los efectos especiales, que tiene lugar todas las noches al aire libre frente a 5.000 personas.

Y entre atracción y atracción, tiempo para el descanso y la gastronomía. Futuroscope cuenta con siete restaurantes, diez puntos de restauración de comida para llevar, incluso un bar aéreo. Parrilladas, tapas, así como ofertas de hamburguesas o crepes exóticos, hay para todos los gustos en Futuroscope y a precios muy asequibles. La novedad de este año es “La Cabane Perchée” especializada en parrilladas, propone una selección de productos regionales de proximidad: carnes bovinas de las razas charolais y limousin, ternero del Poitou y verduras de Marigny, una localidad situada a unos diez kilómetros de Futuroscope. También, como manda una nueva tendencia culinaria que viene de España, las carnes y verduras están cocinadas a alta temperatura –sobre los 700°C– lo que permite a la vez cocinar a fuego vivo la carne así como dar sabor a barbacoa a las verduras y al conjunto de la comida. El horno de leña le da una textura crujiente muy particular y permite servir la comida rápidamente, para seguir, enseguida, con la diversión.

Cómo ir y alojarse

No hay vuelos directos desde España a Poitiers. El potente buscador de vuelos www.jetcost.es propone volar desde Madrid a Burdeos con Air Nostrum (www.airnostrum.es) o desde Barcelona con Vueling (www.vueling.com) y luego conectar con tren TGV (1 hora 15 minutos) o coche de alquiler. Si se va primero a Futuroscope, se puede volar primero a Nantes, desde las mismas ciudades y las mismas compañías. Para el alojamiento hay varios hoteles muy próximos al Parque, pero también está la opción de Poitiers, muy próxima y atractiva. Lo mejor es consultar el potente buscador de hoteles hotelscan.com

Enrique Sancho

Más información y reservas:

Futuroscope en España: Tel: 902 40 12 12 / 93 481 36 41.

Turismo de Burdeos

Turismo de Poitiers

Turismo de Francia en España