¡Escándalo alimentario! planifican producir jamón ibérico en Texas y Georgia

La incapacidad del gobierno español de defender la raza ibérica subleva a los productores españoles de jamón ibérico.

Dos empresas estadounidenses han tenido la idea de comenzar a importar cerdos extremeños a los Estados Unidos con el fin de hacer su propio jamón.

Los imitadores, establecidos en Texas y Georgia, se crearon recientemente para capturar el mercado americano con su propia versión del jamón español. Se comercializará como jamón ibérico americano o carne ibérica.

Informa THE GUARDIAN que las empresas han sido creadas por españoles residentes en los EEUU y pretenden alimentar a los pata negra con cacahuetes y pipas de girasol en vez de la tradicional bellota de la dehesa española o portuguesa. Evidentemente esta alimentación producirá cualquier cosa menos el auténtico jamón de bellota con su grasas omega 9 que hacen que la carne sea deliciosa al paladar.

Constantino Martínez, consultor de la industria del jamón ibérico afirma en THE GUARDIAN que «El verdadero problema es que somos una nación de idiotas que hemos regalado nuestra herencia mientras nuestros gobiernos no han hecho nada por proteger, y los medios de comunicación presentan a la gente que lo explota como grandes innovadores».

Martinez muestra su lógico enfado por el fracaso del gobierno español para proteger la integridad del jamón ibérico y permitir que los cerdos nativos de pata negra sean exportados a los Estados Unidos.

Constantino Martínez tambien denunció el FRAUDE DEL JAMÓN al que el Gobierno de España dió carta de naturaleza en la última reforma legislativa que regula el sector del jamón ibérico, que data del 2014, permite que se vendan con el título de ibérico jamones que solo son de raza ibérica en un 50%

Martinez lleva años luchando contra el fraude que «está tan profundamente arraigado que no parará de crecer hasta que el Ministerio de Agricultura opte por aplicar la obligatoria y prevalente ordenación jurídica comunitaria, que impone a España (como país miembro) el deber de filiar con una nueva denominación racial a este tipo de animales híbridos/cruzados, (ibérico-duroc) y por tanto desligarlos y desconectarlos de la antijurídica denominación de raza ibérica de la que actualmente gozan.»