El Imperio Español no se perdió en Cuba, fue 10 años antes y en España

SUBMARINOLa Guerra Hispano-Estadounidense de 1898 en Cuba y Filipinas y el submarino torpedero del militar español Isaac Peral. Fue pionero, eléctrico, en vanguardia, y su desmantelamiento afectaría al fin del Imperio Español. No fue superado en más de 10 años.

Cierre Arsenal de la Habana (1884)

Tras años de abandono la Armada Española llega a su peor momento por la ausencia de construcción de nuevos buques, y el desguace por el envejecimiento de buque obsoletos.  Además buques averiados que se mantenían en los astilleros esperando volver a navegar. El colmo se da cuando en la Academia  de San Fernando, no se pueden admitir a nuevos cadetes por  falta de barcos.

Aunque parezca increíble se cierra el Arsenal de la Habana, donde se hacía el mantenimiento de los navíos de la Armada.  Los marinos se ven obligados a solucionar sus emergencia en los talleres de sus tradicionales adversarios, ingleses en Jamaica y Estadounidenses en Florida y Georgia. La flota española del Mar Caribe queda sin su tradicional base de apoyo. Decisión desastrosa desde el punto de vista estratégica y militar que no da que pensar, porque es evidente el desastre que se avecina, al dejar el poder en tus enemigos.

Crisis de las Islas Carolinas (1885)

En esta situación dramática de la Armada Española, se produce un enfrentamiento con Alemania por la posesión de las Islas Carolinas en el Océano Pacífico que estuvo a punto de ocasionar la guerra.

Afortunadamente con la mediación del Papa y ante el temor Alemán de que España se aliara con Francia, empujó a Alemania a llegar un acuerdo. La soberanía de las islas seguiría siendo española a cambio de conceder permisos a Alemania para la navegación y la explotación comercial y pesquera. Algo equivalente se le dió a Inglaterra con las Islas Marshall

Lamentable  flota naval

La pésima flota se componía de muchos buque antiguos y obsoletos. En la zona de la península solo se podía contar con las Fragatas acorazadas Numancia y Vitoria. Las otras dos fragatas eran antiguas y de madera,  la Sagunto (1863) y Zaragoza(1869)

En el Mar del Caribe (Cuba) estaba una fragata La Concepción hecha de madera.  Dos cruceros Jorge Juan y Sánchez Barcáiztegui, ambos de hierro de unos 20 años . Otro buque el Fernando el Católico. Además se disponía de  antiguos y en mal estado, cañoneros, goletas y vapores.

En las Islas Filipinas el Aragón, un crucero de madera,  el Velasco, crucero de hierro. el buque Marqués de Duero, la Vencedora, una corbeta de hélice (25 años),. También había 3 goletas (Sirena, Valiente y Animosa) de otros 25 años. Algún pequeño cañonero y trasportes. Pero en general los barcos estaban en mal estado. Y sólo podían ser reparadas en Hong Kong, si lo permitían los ingleses. Para reforzar la escuadra se envió una  antigua corbeta de madera María Molina, que bastante tuvo con poder llegar.

En los momentos decisivos de la Guerra Hispano-Estadounidense, hubo acorazados que fueron a la batalla sin su armamento principal, como el acorazado Colón.

La Batalla de las Filipinas

Combate Naval en Cavite (Islas Filipinas) en 1898
Combate Naval en Cavite (Islas Filipinas) en 1898

La posesión de un submarino torpedero habría cambiado mucho el curso de las batallas navales. En ese momento sólo España había conseguido construir un submarino fiable para la navegación y el combate. Si en sólo 2 años Peral mejoró su submarino, en 10 años lo habría mejorado mucho.

El Comodoro Estadounidense George Dewey, ya reconoció en la Batalla de Cavite, si la Armada Naval Española, hubiera tenido entre sus unidades algún submarino de Isaac Peral, U.S no habría podido mantener el bloqueo naval.

Venta de fabrica de armas (1888)

Aunque parezca increíble un sector industrial de interés estratégico nacional del armamento pasa a control extranjero.

La fábrica de armas Euskalduna, la mejor en fabricación de armas de España y Europa es vendida. Una fábrica que exportaba armas a varios países. Entre otros se fabricaban los fusiles Remington, famosos por su eficacia.

Esta empresa pasa a poder de Maxim, un estadounidense de la sociedad Maxim&Nordenfelt, que competía con Peral en la construcción del mejor submarino. La empresa a partir de ese momento tuvo su sede en Londres. Fue puesta a nombre de Basil Zaharoff.  Tampoco sorprendió que se pusiera como director al Coronel de Artillería Naval,  Arístides Fernández Fret  que tan útil le había sido a Zaharoff al facilitarle en el centro de máxima secreto de la Carraca en Cádiz, donde se fabricaba el submarino de Peral.

El gobierno no puso ninguna objeción a la venta, ya que o tenían intereses, relaciones con esta empresa, o incluso eran familia de los Heredia-Livermore.  Los vendedores eran los Heredia, una de las mas ricas familias, todos unos oligarcas con negocios en Gibraltar.

La fábrica de armas pasaba a poder de los enemigos tradicionales de España Inglaterra y la información privilegiada sobre el submarino a Estados Unidos de América, con quien ya había tensiones.

Buques obsoletos

Todavía permanecían en servicio navíos de madera. Otros estaban en un estado lamentable. Al cerrar en mantenimiento en la Habana, los buques tenían que acudir cuando tenían problemas a Jamaica y Estados Unidos. Poseían toda la  información del estado de la flota española. Pero lo peor era que no había proyectos de renovación de la flota

Campaña mediática

Pronto comenzó la campaña mediática en la prensa escrita, sobre todo en La Gaceta fue continua. Aprovechando que Isaac Peral era militar y no podìa hacer declaraciones, le machacaron con todo tipo de acusaciones personales, de malversación y del proyecto.

Peral no podía replicar por su condición de militar. La lluvia de acusaciones no tenía  fin. Sólo cuando decepcionado abandonó la marina, pudo hacerlo. Pero ningún medio quiso admitir su manifiesto y publicarlo. Tuvo que pagar para un semanario satírico «Matute» lo publicase.

Casco del Submarino de Peral en el Puerto de Cartagena
Casco del Submarino de Peral en el Puerto de Cartagena

Submarino de Peral

El militar español Isaac Peral viendo la situación dramática de la flota española decide buscar un arma marina para compensar su bajo valor militar. Estudia los distintos elementos que intervienen e investiga para crear un arma de bajo costo pero efectiva. Aunque inicialmente viendo la situación de corrupción del ejército no lo presentó a sus superiores. La crisis de las Islas Carolinas y la movilización de la marina, le hizo replantearse la presentación. Con el intento de invasión de Alemania, y las pretensiones de Inglaterras con las Islas Los Pintados (Rebautizadas por los ingleses como Islas Marshall). No se llegó a la guerra pero a cambio de que España concediera los derechos de explotación de los recursos a ambos países.

Se dirige a sus superiores. Se lo plantea al director del Observatorio Astronómico, Pujazón. Este queda impresionado, aunque inicialmente le parecía imposible, que sabiendo la categoría y  prestigió de Isaac Peral, apuesta decididamente por él. Viniegra director  de la Escuela de Ampliación también apuesta por el proyecto.

En el año 1885, se crea con urgencia un grupo de estudio donde Peral defendió con éxito su proyecto. Rápidamente se lo comunicaron al Ministro de  Marina, General Manuel de Pezuela. Tras recabar más información se declara alto secreto militar.

Otros inventos de Peral

La ametralladora eléctrica

No se conocen apenas sus otros inventos que pudieron ser trascendentales. Unos del ámbito militar, como la ametralladora eléctrica, que podía inclinar el resultado de una batalla. Desarrolló además un varadero de torpedos, para completar  las instalaciones que necesitaba su submarino.

En el ámbito civil, desarrollaría posteriormente una fábrica de Acumuladores, y las primeras centrales eléctricas de España. Otra aplicación práctica de la electricidad sería su ascensor eléctrico.

Todos contra Peral

Problemas en el Ministerio de Marina

La muerte de Alfonso XII, produce grandes cambios en el Ministerio. El nuevo ministro será el Vicealmirante Beránger.

VICEALMIRANTE BERÁNGER

Este militar de alto rango estaba relacionado claramente con el completo militar de armamento inglés.

CORONEL ARÍSTIDES FERNÁNDEZ FRET

Este coronel que había ocupado diversos cargos, entre ellos el de Delegado de la Marina en Washington, se dedicaba a facilitar la entrada en lugares oficial y del ejército y la marina. Además trabajaba como espía para los norteamericanos.

Su poder y su influencia era reforzado por se el hombre de confianza del Almirante Beránger.

Entre sus labores se encargaba de dar una mejor imagen de los negocios de Ingleses y Estodounidenses haciendo de Testaferro a través de Basil Zaharoff. Toda una cadena de encubrimiento: Arístides Fernández daba la apariencia española a los  negocios de Zaharoff, que a su vez ocultaba a los auténticos dueños Inglaterra y Estados Unidos.

CAPITÁN DE FRAGATA EMILIO RUIZ DEL ÁRBOL

También hombre de confianza del Vice Almirante y Ministro Beránger se dedicó a elaborar informes a medida para perjudicar el proyecto del submarino de Peral. Por le restó todo mérito al autor, indicando que no existía ninguna novedad en el proyecto y si había algo novedoso había sido por pura casualidad. También realizaba labores de espionaje para EE.UU.

Violación del secreto del submarino

El proyecto quedó paralizado durante más de 6 meses. Pero lo peor de todo, es que se permitió acceder a los planos del proyecto y los detalles del mismo a un conocido traficante de armas  y espía al servicio de Inglaterra.

ESPÍA INGLÉS BASIL ZAHAROFF

Llega a España un curiosos personaje conocido por enriquecerse siendo intermediario en la venta de armas. Utilizado por Inglaterra para dar salida encubierta a sus fábricas de armas y ampliación de sus dominios por todo el mundo. Un intrigante fichado por el Servicio de Inteligencia Británico, para provocar guerras y vender armamento a ambas partes. Especialista en sobornos, chantajes, sabotajes etc.
Ante las presiones el ministro no tuvo más remedio que continuara el proceso burocrático y tras recabar información sobre el submarino, el Centro Técnico de la Armada se situó a favor de su construcción.

Pronto con sus habilidades, se va relacionando con las Altas Autoridades Españolas. Trata tanto con militares como con polìticos Conservadores y Liberales. Se casa con una acaudalada española relacionada heredera de una familia de banqueros. Y pronto las presentaciones en sociedad, le facilitan multitud de contactos.

Una de las empresas para las que trabaja, era Maxim&Nordenfelt,  que entre otros productos construía unos submarinos muy primitivos impulsados con maquinaria de vapor. Pero eran maquinarias tan novedosas que había conseguido vender  algunos, a países que querían estar a la última en tecnología como Rusia, Italia o Grecia. Aunque fueron un fracaso y se hundían con facilidad. Por ello estaban tan interesados en el innovador diseño del Submarino de Isaac Peral, que entre otros avances era de impulso motriz eléctrico.

Además lo avanzado del diseño del submarino de Peral, dejaba sus submarinos obsoletos e imposibles de vender por los problemas que producían.

Retrasos infundados

La dimisión del ministro, no cambio la posición oficial de las altas esferas militares contra su construcción. Ya que el nuevo ministro Rafael Rodríguez de Arias, solo continuó por la presión de la Reina Regenta.

Construcción urgente y en secreto

Al final consigue que un Real Decreto en el año 1887, proclame la construcción del submarino. Se destacan dos aspectos máxima urgencia y máximo secreto.

Desaparece la urgencia

No se cumplió, ya que se pusieron todas las pegas burocrática y técnicas posibles.

Durante 1887 y 1888 después de acumular el mejor material, se construye el submarino. Se le exigieron interminables pruebas durante los años 1889 y 1890. A las pruebas fundamentales, se le exigieron una lista interminables de requisitos técnicos, maniobra y ataque. Pero Isaac Peral  las fue superando todas. Navegación en dentro de la bahía y en alta mar. Navegación sobre la superficie  del mar. Pruebas táctica en todo de aguas. Lanzamiento  de torpedos bajo el agua y sobre ella. Navegación diurna y nocturna, etc.

Máximo secreto

Tampoco se cumplió, los intereses y el soborno se habían extendido entre los militares.

Un espía infiltrado en la marina Arístides Fernández Fret acompaña a Zaharoff a visitar en astillero de Cádiz. Realiza la visita por la noche y puede  observar los avances y el estado del submarino. Identificado por los guardias, esta información es publicada en la prensa escrita. Sin embargo el Ministerio a pesar que el proyecto es máximo secreto, lo ignora.

Sabotajes

El Submarino de Peral, sufrió 4 sabotajes durante su construcción. En los momentos mas claves.  En una de las demostraciones  oficiales ante la Reina y 2 Ministros, fue saboteado horas antes de la prueba. Afortunadamente Isaac Peral hombre previsor y sabía la conspiración contra el submarino, acudió mucho anches al astillero.Allí se encontró que las baterías alma motriz del submarino, no funcionaban. Por lo tanto no podría moverse, ni navegar. Alguien había quitado un componente, y habían camuflado la ausencia con una pintura. Afortunadamente Peral pudo solucionarlo y una vez más el submarino supero la prueba de navegación,

Boicot a Isaac Peral

Una campaña mediática se fue fraguando poco a poco. Se comenzó a atacar el el osado proyecto. Se buscaron fallos o aspectos poco desarrollados y la peligrosidad del mismo. Pero Peral superaba todas las pruebas y se lo ponía muy difícil. Después empezaron los ataques contra el creador del proyecto y se trato de desprestigiarle. Se sembraron meses tras meses todo tipo de dudas sobre él autor.

Boicot del Gobierno

Ninguna Autoridad Civil ni Militar hizo acto de presencia

Las dificultades siempre sin límite con que se encontraba el Submarino de Peral, pronto se vió que no eran casuales. El vació y desinterés por el submarino se extendía por el Gobierno y la clase dominante. En una de las pruebas públicas y exhibiciones en la Bahía de Cádiz,  que  presenciaron buques militares de muchos países y observada por cientos de periodistas de todo el mundo ocurrió algo que anunciaba el desastre y el fin del proyecto del submarino, Todavía no se sabía como sería, pero la clase política, militar, banqueros, y altas autoridades, ya habían tomado posesión contra el proyecto. Los intereses, compras, sobornos, presiones etc, ya habían dado resultado.

Boicot del Ejército

En el año 1890. el submarino ha superado todas las pruebas y la Junta emite un informe en que se alaba el proyecto y solicita la construcción del submarino por su gran importancia militar e interés para la nación.El entusiasmo popular va en aumento. Muchos españoles han visto las pruebas en el puerto y la voz de semejante hazaña se ha propagado entre el pueblo.

Sin embargo el Vicealmirante Beránger, enemigo del proyecto a vuelto al poder. Para enfriar a la opinión pública deciden dilatar el proceso y montar otros organismos para diluir el informe de la Junta que lo había dado por aprobado. Monta otra nueva Junta con gente escogida afín a él y pone al mando a capitán de fragata Emilio Ruiz del Árbol.

El informe elaborado fue ofensivo y decepcionante. Saltándose a la auténtica Junta Militar fue aprobado por el Gobierno de España. Esto fue el fin del submarino español, el precursor de los submarinos modernos. Tendrían que pasar mas de 10 años para que otro submarino superase sus innovadoras características.

El submarino de Peral fue boicoteado en muy poco tiempo, aunque inicialmente fue apoyado, los altos mandos se saltaron el secreto militar.

OTROS PAÍSES GRACIAS A HABERSE SALTADO EL ALTO SECRETO MILITAR, NO SOLO SUPIERON DE SU EXISTENCIA, SINO QUE INCLUSO DISPUSIERON DE LOS PLANOS Y DETALLES TÉCNICO.

La conspiración Militar y Civil acabó con un proyecto que ya se había demostrado que funcionaba. Aunque otros países comenzaron a desarrollarlo tardaron mas de 10 años en llegar al nivel del submarino de Peral.

+ ASÍ ERA EL  SUBMARINO TORPEDERO

Fin y desmonte del Submarino

Una orden del Gobierno de España indicaba que el proyecto quedaba cancelado y el submarino debía entregarse con todo su inventario. Isaac Peral cumplió la orden que supuso el fin.

Lo que ocurrió realmente fue increíble. Algo impensable en cualquier país con un funcionamiento normal. Un proyecto militar pionero, que proporcionaba en esa época una Supremacía Naval, fue paralizado.  Con el submarino funcionando y las mejoras que se habrían realizando durante 10 años, la Guerra Hispano-Estadounidense (1898), probablemente habría acabado de otra manera.  En esa época un navío por muy grandes y poderosos que fueran los modernos barcos de guerra norteamericanos, podían ser hundidos por el día o por la noche, por un pequeño submarino español. No solo se canceló el proyecto y no se construyó, sino que se destruyó desmontandolo y vaciando. Solo quedo el exterior como exhibición.

A continuación totalmente decepcionado con los Militares, Gobierno y Monarquía, pidió la baja como militar. Para Isaac Peral esta baja  le supuso quedarse sin Pensión por abandonar la Armada Española.

Corrupción de las Autoridades

Según Manuel Murillo, de la RAED, (Real Academia Europea de Doctores)  en su presentación «Isaac Peral, un héroe traicionado por la mediocridad de los políticos»

«LA CORRUPCIÓN Y EL ENRIQUECIMIENTO PERSONAL DE LAS AUTORIDADES DE ESE MOMENTO, HUNDIERON EL PROGRESO DE ESPAÑA, AL ANTEPONER SUS INTERESES PERSONALES, A LOS DE SUS CONCIUDADANOS»

Los intereses personales de unos pocos se impusieron sobre los intereses de  España. En este caso también se cumplieron las palabras de un poeta famoso español:

«Los Señoritos mentan la Patria, pero  la venden»

 LA CORRUPCIÓN, LOS INTERESES, Y LAS TRAMAS DE ESPÍAS ESTADOUNIDENSES E INGLESES, GANARON A LOS INTENTOS DE LOS MILITARES ESPAÑOLES DE EVITAR LA PERDIDA DEL IMPERIO ESPAÑOL QUE QUEDABA,

Manifiesto de la conspiración

Dibujo del Teniente de Navío Isaac Peral
Dibujo del Teniente de Navío Isaac Peral

MANIFIESTO de Peral, denuncia la traición

La Gaceta ha dicho que me he llamado inventor sin inventar nada; que he burlado al país ofreciéndole lo que no podía darle; que he casi malversado los fondos públicos en la construcción de una especie de juguete; que mi vanidad y altanería contrastan con la pequeñez de los medios de que dispongo; ha dicho, en fin, lo que todos han leído con extrañeza, y lo que yo he devorado con amargura en mi forzoso silencio.

El enemigo dentro de España

La ceguedad de la ira les ha llevado a hacer que las cañas que quisieron clavarme se vuelvan lanzas contra ellos, como les voy a probar. Si esos señores creen que mi conducta es impropia de un militar por querer sostener mis ideas contra ellos en el lenguaje sumiso y cortés que empleé en mis comunicaciones (documentos 38 y 40 de la Gaceta), díganme esos señores si es propio de sus respetables canas y de las elevadas jerarquías de que disfrutan en la milicia, el entretenerse en propinarme la notable colección de escogidas frases que dejo subrayadas en el párrafo anterior; ¿creen acaso esos señores que el Estado les paga sus sueldos para entretenerse horas enteras en rebuscar denuestos con que mortificar a Peral por el delito de sostener un criterio fijo en sus ideas, o es que la Marina está tan sobrada de bienandanzas que no tienen cosa más importante en que ocuparse? Yo deseo que se me diga, en vista de todo esto, qué conducta es la que resulta aquí más correcta, si la de los generales del Consejo estampando en la Gaceta todos los calificativos que ya he citado, o la de Peral.

Aplausos

Acabado de demostrar cual fue el verdadero origen de todos, absolutamente todos los aplausos que yo he recibido en España, que como hemos visto, son los discursos del Senado, cabe preguntar si esos aplausos originales estaban o no justificados, prescindiendo de que fueran expresados con más o menos vehemencia, que esto es cuestión de temperamento, y no era yo el que regulaba esas vehemencias.
Claro está que si les preguntase a los que los pronunciaron dirían: «Yo me expresé así, porque el ministro de Marina dio lugar a ello y las noticias particulares de Cádiz que publicaron todos los periódicos estaban también conformes en que había motivo bastante para entusiasmarse»; y si se le pregunta al que era ministro entonces, si hubo razón para producir tal excitación en el Senado y en la nación entera, se disculpará con el telegrama del Capitán general de Cádiz, que era a la vez presidente de la Junta técnica que asistió a las pruebas oficiales; luego venimos por lo tanto a parar en que lo que importa esclarecer es si el citado telegrama que leyó el ministro en el Senado tenía o no real y efectivamente un fundamento serio.

No quiero entrar en más detalles de otros importantes perfeccionamientos que hay en el Peral, pues por desgracia ya se ha dado por el ministro mucha más publicidad de la que conviene a la nación, a todos estos asuntos, como ha ocurrido con mi Memoria reservada de 1890, cuya publicidad no reclamaba la opinión pública.

Prueba Exhaustiva con éxito

Por lo que toca a si las pruebas hechas eran o no suficientes, dicen los señores del Consejo que el programa de pruebas se había limitado todo lo posible, atendiendo a los defectos del barco. Valor se necesita para llamar limitado a un programa de pruebas, que contenía lo siguiente: pruebas de velocidad en el mar, no como se hace con lodos los barcos de vapor, en que sólo se prueba la máxima velocidad, sino con todas las velocidades de que el barco es susceptible; pruebas de radio de acción, también más exageradas que en los barcos de vapor, en que dicho radio se calcula por su velocidad y la capacidad de carboneras; pruebas de inmersión a distintas profundidades; prueba de navegación de una hora a un rumbo fijo a diez metros de profundidad; prueba de un simulacro de día; prueba de un simulacro en condiciones adversas… de modo que, si esto era un programa limitado gracias a los defectos del barco, me asusta el pensar el diabólico plan de pruebas que hubieran ideado si llego a hacer un barbo sin defectos.

Complot oficial

Las finezas oficiales que son de ritual, sino que lo que hay es una constante y marcada prevención contra mí por parte de los generales que han intervenido en este asunto, y una sensibilidad tan exquisita, que cuando me gano contra ellos una discusión científica lo achacan a falta de subordinación. Se ve también por los párrafos que he subrayado en esas comunicaciones, que yo no opuse, ni indiqué siquiera, falta de conformidad a ejecutar todas las pruebas, salvo en la primera, cuya imposibilidad quedó demostrada, sin que hasta ahora se me haya dicho nada en contrario. Se ve igualmente que se ha tomado el simulacro como prueba, cuando en rigor no era sino un ejercicio, primero y único en su especie desde que el mundo es mundo.

Submarino

A propósito del título de sumergible, que yo no sé quién ha inventado para sustituir el nombre de submarino (que hasta el nombre les quieren quitar a estos desdichados barcos desde que yo me he metido en ello), debo decirle al inventor de la palabreja, suponiendo que sea el propio señor general, puesto que dedica sendos párrafos de su dictamen a tan interesante asunto, que ha estado desdichadísimo en la elección de un nombre característico para esta clase de embarcaciones, por la sencilla razón de que sumergibles son, para desdicha de la humanidad, todos los barcos existentes hoy en el mundo, y el que encontrase la panacea de un barco no sumergible hacía pronto un soberbio negocio, pues nadie viajaría más que en ese barco.

El Consejo Superior de la Marina, en vista de la invención del vocablo, le llama unas veces sumergible y otras submarino, y tal vez por este laberinto que han armado esos señores entre submarinos y sumergibles, es por lo que aseguran que el submarino no es invento, y que los arsenales están llenos de submarinos; pues si bien es verdad que no lo están, según les viene probando el Sr. Echegaray, en lo que no cabe duda es en que los mares se hallan llenos de sumergibles y en los profundos abismos de esos mares hay más muestras de las que quisiéramos de esos sumergibles, desdichadamente sumergidos. Dejen pues, las cosas como son y no se contagien ellos también con el pícaro vicio de inventar.

Coste del proyecto

Importa el total de la cuenta de gastos en construir y habilitar el submarino según el Estado, 931.154 pesetas, o sea tres veces lo presupuestado, que como se ha dicho, eran 300.000 pesetas; y no es extraño que aparezca esto así, dado el modo de contar que han usado conmigo los que presentan estas cuentas. Voy a hacer aún más aclaraciones para tratar de buscar de dónde proviene esta diferencia tan desproporcionada; pero paro proceder con método, conviene ver antes con documento comprobatorio, cuánto es lo que real y efectivamente ha costado el submarino.
Como usted puede ver por lo que anteriormente le demuestro, lo que hace ascender la obra a más de 90.000 duros, son las 129.468 pesetas que importa el 40 por 100, a mi pobre criterio algo exagerado; pero desglosando la susodicha partida, queda reducido el importe total de la obra a 327.404,07 pesetas, o sean poco más de 65.000 duros; que unidos a unos 3.000 escasos, que se han satisfecho por derechos de aduana de todo lo que ha venido del extranjero, alcanzan los obras a 68.000 próximamente.
¿No es absurdo admitir como gastos de su construcción lo que se invierte en esas experiencias y las reparaciones consiguientes?
Conste, pues, que si las experiencias han costado alguna cantidad que deba figurar en el presupuesto de Marina como gastos del submarino, esto nada tiene que ver con lo que el submarino ha costado, y que a reserva de hacer en su día, cuando pueda exigirlo yo u otra persona, una revisión concienzuda y detallada de las cuentas que ha presentado el ministro de Marina, revisión que ha de dar mucha luz a la cuestión de por qué son improductivos los gastos en Marina, es para mí inexplicable que estas cuentas sean tan alzadas, a pesar de los tres trimestres de gastos que figuran antes del decreto de construcción y en otros tres trimestres después de empezadas las pruebas.

Primer submarino eléctrico

Algo he hecho yo más que ellos al presentar el primer submarino eléctrico, y ese algo es inventarlo.
Todo el mundo sabe el interés general que inspira el problema de la navegación aérea; ¿por qué no está aún resuelto este problema? Pues simplemente porque el estado actual de las ciencias y la industria no permiten aún almacenar en pequeño espacio y con poco peso las grandes cantidades de energía que son necesarias para vencer las corrientes atmosféricas; y el día que esto se consiga y se aplique a un globo o aparato volador, ¿habrá quien pretenda negar al primero que la haga prácticamente el título de inventor? Seguramente que no; por la misma razón que sería estúpido negar que la primera máquina de coser era un invento, a pesar de que en ella, y en las actuales, nadie puede encontrar más que ruedas, ejes, palancas, muelles y agujas, cosas todas tan antiguas, como que datan nada menos que del principio de la civilización del hombre.

En conclusión:

1.º Que en el año 1886, mientras me dedicaba a las experiencias preliminares que se me habían ordenado sobre las aplicaciones eléctricas a la navegación submarina, concebí la idea que va antes subrayada y traté de ponerla en práctica construyendo, como lo hice, en el arsenal de la Carraca un giroscopio eléctrico de movimiento permanente, cosa que pueden atestiguar los mismos maestros y operarios que intervinieron en su construcción.

2.º Que no habiendo obtenido en ese primer ensayo todo el resultado apetecido, por requerirse en un aparato tan delicado herramientas más perfectas de las que el arsenal dispone, abandoné temporalmente el asunto, sin desistir nunca de ejecutar tan útil proyecto para cuando dispusiera de medios, y en Marzo de 1889 mandé ejecutar en Londres un aparato más perfecto, que puedo mostrar a quien quiera.

3.º Que en Marzo de 1890, esto es, un año justo después de la fecha que acabo de citar, apareció en La Lumière électrique la descripción de un aparato de este género, que, ya sea por una simple coincidencia de inventores, o ya por una indiscreción de alguien, da la rara y extraordinaria casualidad que el aparato de La Lumière électrique es una copia casi exacta de las disposiciones que yo había adoptado un año antes, y sin embargo, no ha faltado alguno de mis imparciales jueces que me eche en cara que yo traté de apropiarme una idea que no me pertenece. Dejo al público los comentarios de esta justicia que se me hace.

4.º Que el Consejo de la Marina, como todos los que para desvirtuar el mérito o la originalidad de esta parte de mis trabajos (sin exceptuar en parte a la misma Junta técnica), todos los que con tal objeto citan las experiencias de Dubois de 1884, o no me tratan con justicia o no han estudiado la cuestión. El aparato de Dubois era, con pequeñas diferencias de detalle, y según consta en publicaciones francesas, una repetición del antiguo aparato de Foucaul, puesto que su rotación se obtenía sólo temporalmente y a mano como en aquel, mientras que mi aparato era y es de movimiento permanente, y este movimiento permanente se obtiene por medios eléctricos. Véase, pues, si es o no perfectamente original.

Y por ultimo, y aquí viene la principal base de originalidad de mis ideas en este punto concreto: el aparato de Dubois y el de La Lumière électrique, y todos los que han aparecido en el año ultimo (al menos que yo sepa), todos fundan su utilidad en la “çinvariabilidad de un plano indeterminado de rotación, mientras que los resultados de mi aparato consisten en que este marque precisamente el plano del meridiano verdadero.

Alegato final pues, reflexionad, os repito, españoles, y cumplid con vuestros patrióticos deberes; yo os excito a ello con el mayor respeto y acatamientos, pero con la autoridad que me da el haber cumplido sobradamente con los míos; ya no puedo yo hacer más de lo que he hecho; esto es, poner a contribución todas mis energías y todas mis facultades, sacrificar mi salud, mi tranquilidad y la de mi familia; y por último, sacrificar también lo que constituía mi fortuna, las ilusiones de mi vida y el seguro porvenir de mis hijos; esto es, sacrificar mi carrera para poderos decir lo que os he dicho.

EL DESENLACE DE LAS BATALLAS NAVALES DE CUBA Y FILIPINA PODRÍAN HABER SIDO MUY DIFERENTES

Muerte por una negligencia

Viaje a Alemania

Harto de todo, el año de 1891 abandona la marina. Pronto se opera de cáncer en Madrid. En el año  1895, Peral viaja a Berlín para realizarse una nueva operación, Sorprendentemente, no muere de la operación, sino de  una mala atención que le produce  una meningitis  que le ocasiona la muerte.

Con sul muerte, se pierde la posibilidad de España de mejorar su flota gracias a la enorme ventaja de un arma todavía no incorporada a las marinas del mundo. Además desaparece un estupendo e innovador científico al que no solo no se le reconocieron sus méritos, sino que fue ignorado y perseguido, hasta que acabaron con su proyecto y quizás con más cosas.

ARTICULO ORIGINARIO: https://www.corsarios.net/hispania/guerra-de-cuba-traicion-y-corrupcion-en-espana/