Blindar las pensiones, triunfo de la unidad

 El 17 de diciembre la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP) ha convocado una manifestación en Madrid. ¿Con qué objetivo? El de blindar las pensiones en la Constitución como prioridad democrática en España. Una reforma constitucional que prohíba de forma explícita la privatización y la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones para que sean uno de los derechos fundamentales en este país. Este es el único objetivo que tiene la MERP. Un movimiento -a lo largo y ancho de nuestra geografía- que agrupa a 500 organizaciones, centenares de personalidades y miles de personas de toda procedencia.

Triunfo de la unidad

¿Saben ustedes lo que significa que 500 organizaciones se hayan unido en torno a una meta de esta envergadura? ¿Son conscientes de que se ha conseguido a la contra de un ambiente político y social donde se ataca a las personas y no se critican las alternativas, donde se trabaja por dividir incluso lo que está unido? Todo el camino recorrido por la MERP es un trabajo por la unidad. Por eso, todo lo conseguido hasta ahora es un triunfo de la unidad. Porque lo único que importa es el objetivo mismo que nos une.

Las pensiones son la columna vertebral del Estado social. Además, hay un fuerte e imparable viento de la gente -sin distinción de ideologías, credos y siglas- que impulsa la sensibilidad y la cultura de la defensa de lo público, y la defensa de nuestros mayores, en fin, de nuestro país. Por eso hay una inmensa mayoría de la población -que incluye a todos los sectores sociales españoles- que no acepta que las pensiones públicas se privaticen, tampoco acepta que pierdan poder adquisitivo. Porque son condición de progreso, de desarrollo y de mejora de las condiciones de vida en nuestro país. Por eso, la MERP se rige por la máxima que lo principal es preservar la unidad por encima de cualquier otra cosa con una relación de respeto entre todas las entidades integrantes.

Ahora más que nunca

En las actuales condiciones de crisis es necesario tener una garantía, una seguridad, un “candado constitucional” ante cualquier decisión que puedan tomar los gobiernos o, aun peor, ante las presiones de organismos internacionales. Lo venimos diciendo ya más de 10 años, lo dijimos en la crisis de 2008, en la pandemia y lo decimos ahora. De nuevo nos enfrentamos a un deterioro de las condiciones de vida de la gente. Ante esto la gente necesita tener la garantía de que las pensiones no van a estar sometidas a los vaivenes políticos o a las presiones que nos impongan desde fuera. Tiene que estar prohibido que las pensiones se puedan privatizar y que pierdan poder adquisitivo. Y esto tiene que defenderse con un mandato constitucional que sea de obligado cumplimiento.

Esa es la razón de la manifestación. Porque es el momento democrático para dotar de esa seguridad a todos los ciudadanos españoles. La reforma de las pensiones preocupa a todo el país porque nos jugamos mucho. Creemos que lo más importante es el debate y que se tengan en cuenta todas las propuestas y se escuchen todas las voces. Ahora bien, en la defensa del blindaje constitucional de las pensiones yo creo que estamos unidos todo el pueblo, independientemente de las diferentes posiciones que se tengan en torno a la reforma de las pensiones.

No a las presiones de Bruselas

El problema son las presiones que vienen de Bruselas. Las pensiones solo deberían depender de la voluntad política y ciudadana y de las condiciones mismas de nuestro país. No deberían depender de las presiones que se hacen desde fuera. Y el objetivo de las presiones es artero y deleznable. Chantajear para apoderarse de las pensiones públicas españolas porque el sistema público de pensiones es el más sólido y justo de Europa.

Hay diferentes debates, sensibilidades y alternativas en torno a la reforma, pero estoy seguro que podemos unirnos todos los demócratas en el objetivo de blindarlas en la Constitución. Por eso la manifestación se convoca con el único objetivo que nos une: blindarlas es la Constitución. Es lo que une a todas las organizaciones, personalidades y a todo aquel que se siente identificado o participe del movimiento de la MERP. Esto es la condición de existencia de la plataforma. Hay diferencias porque somos proyectos y organizaciones distintas, pero nos une el objetivo de que se blinden en la Constitución.

Blindar las pensiones para todas las edades

En la MERP participan también personas jóvenes porque son los pensionistas del futuro. Los pensionistas del futuro tenemos 40 y 50 años, pero también tienen 18 años y se acaban de incorporar al mercado laboral, o están estudiando para hacerlo. Y, sobre todo, porque unos y otros somos parte de la sociedad, y solo si todos hacemos este esfuerzo unitario para exigir el blindaje de las pensiones -tan sencillo y con tanta repercusión para tanta gente- juntos conseguiremos el objetivo, la garantía de que no solo las pensiones actuales, sino las futuras estén blindadas en la Constitución.

Manifestación del 17 de diciembre

La manifestación del 17 de diciembre es un paso colectivo que va a expresar el crecimiento de esa unidad -cada vez mayor- que impulsará nuevos pasos por el blindaje constitucional, por la reforma de la Constitución que prohíba de forma explícita la privatización total o parcial de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo.
Porque solo así elevamos las pensiones al rango de derecho constitucional fundamental. Y su corazón es la prohibición de la privatización. Esta es la razón de existencia de la Mesa por el Blindaje de las Pensiones, cualquier otra cosa no es blindar las pensiones como lo entendemos desde la MERP. Hay que prohibir privatizarlas. ¡Y conseguirlo será un triunfo de la unidad!

Eduardo Madroñal Pedraza