Artmobel entiende lo importante que es un escritorio para computadora en estos momentos para ti

escritorio para computadora

Artmobel entiende lo importante que es un escritorio para computadora en estos momentos para ti. La cuarentena cambió radicalmente el modo de vida del planeta entero. Ahora, en lugar de pasar más tiempo fuera de casa, es demasiado común dejar que pasen las horas en un escritorio. Bien sea por temas de empleo o de entretenimiento, estar frente a una pantalla es parte de la nueva cotidianidad.

escritorio para computadoraAnte este escenario, el agotamiento puede venir con demasiada facilidad. Esto es contraproducente en temas de salud, por lo que resulta imprescindible tener las mejores condiciones posibles para mermar los daños que la situación ocasiona. Artmobel entiende a la perfección lo que ocurre y viene a solventar esta necesidad.

¿Qué necesitas para tener un espacio adecuado?

El escritorio para computadora es la pieza fundamental de todo tu ambiente de estudio o de trabajo. Elegir alguno que sea de una superficie espaciosa y que tenga una disposición cómoda, hará una diferencia más que notoria. Poder tener un espacio cómodo ayudará a tu rendimiento. Gracias a la posibilidad de una postura correcta, tener todo lo que requieres al alcance de tu mano y disponer de la superficie adecuada para que puedas maniobrar según tu necesidad, vas a notar que son factores que influyen de forma positiva en tu jornada. Se debe a que no tendrás que distraerte acomodando todo cada vez que lo necesites.

No es de extrañar que tu productividad mejore si tu comodidad también lo hace. Es por eso que las sillas para escritorio son tan importantes durante los tiempos actuales. Aunque parezca que se trata de un gasto innecesario a simple vista, la verdad es que está más que justificado. Así como es normal pensarse antes de adquirir un colchón, en este caso ocurre igual: estaremos sentados frente a una computadora al menos la tercera parte de cada.

Las medidas adecuadas son imprescindibles para la salud

Algo que debes tener muy claro es que la salud no siempre tiene que ver con la comodidad. Y estar cómodo en un determinado momento no implica necesariamente que eso se mantendrá a largo plazo. Entendiendo esto, se puede comenzar a preparar el espacio de trabajo.

Las medidas tienen un rol fundamental aquí, en el cómo te sientas y escribes en la computadora. Las sillas tienen que permitir una altura en la que el usuario haga un ángulo de 90° estando sentado. En caso de que las piernas estén muy flexionadas hacia adelante o hacia atrás, hace falta regular la altura y aumentarla. En caso de que la silla esté muy alta y no permita que el usuario la baje, es una buena idea utilizar algún soporte para reposar los pies, como una mesa pequeña, por ejemplo.

Con los codos ocurre lo mismo. La persona sentada debe poder reposar los codos en la silla y mantenerse erguido. Es importante regular la altura de los reposabrazos, en caso de que la silla lo permita, para que el usuario no tenga que encorvarse o subir o bajar los hombros para que los codos hagan contacto.

La distancia entre la silla y el escritorio debe ser aquella que permita a la persona escribir en el teclado sin estirar o contraer los brazos. La altura del teclado debe estar solo un poco arriba de los apoyabrazos. Elegir un escritorio debe regirse por esto en específico. Tener la altura adecuada o poder personalizarla, será una diferencia importante en tu salud, durante este tiempo de cuarenta.

El monitor tiene que estar a la altura de los ojos. Para eso hay bases regulables o siempre se puede colocar un par de libros debajo para ganar altura, hasta llegar la adecuada. De esta manera, la persona naturalmente no tendrá que encorvarse ni torcer el cuello.

Al momento de comprar un escritorio, una característica más que interesante es que tenga una bandeja espaciosa para colocar el teclado. Así el monitor queda en la parte de arriba, junto con todo lo demás.

Saca partido a tu espacio de trabajo

Tener tantas horas frente a una pantalla no garantiza la calidad del trabajo ni su productividad. Hay que adaptarse a las nuevas necesidades actuales, y esto no implica únicamente hacer una inversión con la compra de escritorio y silla adecuados. También es importante tener un ambiente propicio para la productividad.

  • Dejar el smartphone en silencio, menos para personas que nos puedan contactar en caso de emergencias.
  • Hacer pausas cortas cada hora, de 5 minutos. Y hacer una larga a media jornada.
  • Ejercicios de estiramientos durante el día.
  • Respetar el horario de inicio y fin de la jornada que tú mismo elijas para ti.
  • Mantener todo limpio y ordenado.
  • No comer en el escritorio.
  • En caso de utilizar notebook, no llevarla a la cama. Eso afecta a la espalda, la vista y el sueño.
  • Bloquear el acceso a las redes sociales durante el tiempo de estudio o trabajo.
  • No pases allí demasiadas horas en la noche porque puede afectar tu sueño y generar cansancio con el paso de los días.