Antifraude da a conocer una compra irregular de la Generalitat de 35 millones en mascarillas

antifraudeLa operación se llevó a cabo durante el gobierno de Quim Torra, cuando Josep Maria Argimon era director gerente del Institut Català de la Salut

La Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), un organismo independiente de la Generalitat, ha emitido recientemente un informe contra el Govern de Cataluña por haber gastado un total de 35 millones de euros en mascarillas en marzo de 2020 contratados de manera irregular. La operación, que se realizó con total opacidad y sin justificar la urgencia, se fraguó en los tiempos en que Quim Torra era el máximo mandatario catalán, y se hizo a través del Institut Català de la Salut (ICS), cuando el organismo era dirigido por Josep Maria Argimon, actual Conseller de Salut.

Según la OAC, el proceso de pago a la firma Basic Device SL, ubicada en Vilafranca del Penedès y cuyo administrador único era Josep Maria Parellada, resultó complejo. En este sentido, el interlocutor de la Generalitat era el hijo de Parellada, Roger Parellada: el 19 de marzo de hace dos años se firmó un contrato por valor de 60 millones y, al día siguiente, se avanzaron 35 millones más. En todo caso, el pago fue paralizado por los bancos, tal como detalla el rotativo El País, que avisaron que la empresa era una firma prácticamente inactiva. Así pues, el 20 de marzo del 2020 personal de la Conselleria de Economía de la Generalitat presentó una denuncia por estafa ante los Mossos, pero los mismos funcionarios, tres días después, retiraron la denuncia. Miquel Buch, entonces Conseller de Interior, prometió dar unas explicaciones que nunca llegaron.

Pocas semanas después, el 5 de mayo, el contrato por los mismos materiales médicos bajó a 35 millones, y el 3 de diciembre del mismo año el ICS aseguró que se habían entregado los materiales contratados: dos millones de unidades de equipamiento quirúrgico EPI; dos millones de mascarillas FFP2 y dos millones más de mascarillas quirúrgicas, además de 50 respiradores pediátricos.

Tal como destaca el informe de la AOC, «en la documentación del expediente examinado no queda acreditado cuál es el origen de los contactos preliminares de los representantes de la empresa Basic Devices con el ICS». «Tampoco consta documentado ni el contenido ni el alcance de los temas tratados en los contactos preliminares realizados, de las posibles condiciones de ejecución de las prestaciones objeto del contrato de emergencia, de posibles garantías básicas de la efectividad del aprovisionamiento del material a entregar, de los posibles mecanismos de fiabilidad y garantía, aunque fuera básica y precaria, de la importante cantidad que debía ser abonada por anticipado a Basic Devices, SL. Se puede concluir, pues, que las consultas preliminares al encargo de emergencia —las que llevó a cabo Roger Perellada— realizado a Basic Devices, SL, no han sido ni esclarecedoras ni transparentes», añade el texto.

«Desconocimiento» del Govern

La portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, ha asegurado desconocer el dictamen de la AOC y ha señalado que «este Govern estará siempre comprometido contra cualquier caso de posible corrupción». Minutos antes, Plaja también había pedido que se aclarasen las dudas en la compra de material médico por parte de la Comunidad de Madrid.