A estudio las diferencias entre Madrid y Cataluña

PP Ayuso Madrid

Los economistas Andrés Rodríguez-Pose y Daniel Hardy, profesores de la London School of Economics, apuntan que Madrid avanza a la vez que el territorio catalán retrocede

Las diferencias entre Madrid y Cataluña son un tema de debate candente. Y más desde el artículo académico publicado por Andrés Rodríguez-Pose y Daniel Hardy, profesores de la London School of Economics, un documento que plantea que el auge de Madrid y el declive catalán tiene relación con la fractura social y la desconfianza que experimenta el segundo de estos territorios, un contexto diferente al modelo más cohesionado, según apuntan, que brinda la Comunidad de Madrid.

Diferencias entre Madrid y Cataluña

Tal como subraya el informe, los indicadores hablan por sí solos. En este sentido, Madrid se ha convertido en un marcado polo de captación de empresas y personas, y también lidera los indicadores de crecimiento, empleo e inversión. Además, ofrece mejores servicios sanitarios y educativos, y todo ello con una carga impositiva menor y con factores socio-culturales que también favorecen la progresión.

En concreto, el estudio analiza las trayectorias económicas de Barcelona y Madrid desde la transición de España a la democracia. A partir de este punto, el objetivo es claro: “Estudiar cómo es posible que Barcelona, la ciudad que hace cuatro décadas estaba mejor posicionada para emerger como el principal centro económico del país, haya perdido frente a Madrid”. Así, los dos autores señalan los “factores institucionales” como el motivo principal que justifica la divergencia entre un territorio y otro. Rodríguez-Pose y Hardy detectan “una creciente fractura social en Cataluña, a lo largo de líneas económicas, sociales y de identidad, lo que ha llevado a una mayor ruptura de la confianza y al desarrollo de grupos fuertes que tienen una capacidad limitada para tender puentes entre sí”.

Los economistas, por lo tanto, vinculan la politización asociada al proceso independentista con la debilitación de los niveles de confianza interpersonal, que supone “la aparición de externalidades negativas que han limitado el potencial económico de crecimiento de Barcelona”.

Diferencias sociales 

Por otro lado, los autores también hacen hincapié en las diferencias entre las sociedades madrileña y catalana. En este caso, resaltan que Madrid tiene unos niveles más altos de participación comunitaria, mientras que en el caso de Cataluña su comunidad se presenta fragmentada. También destacan el enfoque político liberal de la Comunidad  de Madrid, un contexto que dista del paradigma catalán, donde “las instituciones están capturadas por las élites políticas regionales y los lazos sociales se empiezan a desarrollar entre grupos cada vez más separados entre sí”.